APPLAC

Nada lo detiene A pesar de tener su piernas atrofiadas por la poliomielitis,

 Rafael Martínez es un mecánico capaz de cambiar una llanta y hasta desmontar un motor



"Aprendí mi oficio en El Salvador, mi jefa me decía: por qué quieres aprender mecánica si tú no puedes hacer eso y yo le decía que sí podía, yo me quise independizar, llegué solo y así he ido trabajando en lo mío, no me doy por vencido”. 
sandra.tovar@elmanana.com

José Rafael Martínez es un guerrero. A los tres años, la poliomielitis atrofió sus piernas.
Nació en El Salvador, país que no le ofrecía muchas oportunidades para mejorar su calidad vida y por ello, decidió emigrar a los Estados Unidos.
Aún en sus condiciones físicas, abordó un tren y emprendió la aventura.
El destino no le permitió llegar a los Estados Unidos por lo que decidió, quedarse en Reynosa.
José Rafael tiene ahora 42 años y recuerda como si fuera hoy, que a los 9 años, decidió no darse por vencido jamás.
“A los tres años empecé con la rehabilitación, me operaron pero al último quedé igual así que me hice a la idea de andar en una silla de ruedas”.

"Yo tengo mi silla de ruedas, tengo oficio. Hay gente que llega y no tiene oficio o están molestando, me piden dinero pero yo por eso trabajo’’. 
Esto asegura, no le impide dedicarse al oficio que eligió y con el cual, sale adelante: la mecánica.
“Aprendí mi oficio en El Salvador, mi jefa me decía: por qué quieres aprender mecánica si tu no puedes hacer eso y yo le decía que sí podía, yo me quise independizar, llegué solo y así he ido trabajando en lo mío, no me doy por vencido”.
Como a los 15 años aprendí de mecánica en El Salvador, aprendí en la calle, tuve que trabajar para muchos y de practicar, me quedé solo”.
Fue así como decidió establecerse en Reynosa para instalar un taller mecánico.
“En el 99 llegué a Reynosa. Hay gente que me ayuda y así me la llevo, estoy bien en cuestión de trabajo. Cuando llegué aquí sufrí”.
Había personas, comenta, que le recomendaban pedir dinero en el puente internacional.
“Eso no funciona conmigo. Batallé mucho para llegar acá, me vine solo sin conocer a alguien. Logré llegar a la frontera y decidí quedarme a trabajar”.

EJEMPLO
Rafa como lo conocen en la colonia Aquilés Serdán destaca que hace poco fue a su país de origen pues allá, se encuentra su madre y algunos hermanos.
“Mi jefa está allá y tengo hermanos también en Estados Unidos. Nos hablamos por teléfono y me preguntan si estoy bien y les respondo que no me falta, no vivo mal”.
Aún y cuando sus hermanos están dispuestos a ayudarle, comenta que prefiere, salir adelante por su cuenta.
“Realmente no les he pedido nada, tengo como 10 años de no verlos, me mandaban ropa, pero no les pido”.
Indicó que generalmente califican a los migrantes como malvivientes debido a que muchos, se dedican a delinquir.
“Son gente callejera, son migrantes que ya no pueden regresar a su país y prefieren quedarse en la calle. Hay muchos que mataron en su país y ya no pueden regresar”.
Dijo que ha visto a muchos compatriotas y de otros países que buscan trabajo o incluso, piden dinero en las calles.
“Ellos casi la mayoría piden o roban. Es gente que no debe estar aquí, ni les deben ayudar en las casas de migrantes porque no trabajan, ni hacen algo productivo, es algo que para mí no funciona”.
Destaca que por ello es que buscó establecerse y dedicarse a su profesión.
“Yo tengo mi silla de ruedas, tengo oficio. Hay gente que llega y no tiene oficio o están molestando, me piden dinero pero yo por eso trabajo”.
Rafa puede cambiar una llanta, reparar una transmisión y por increíble que parezca, puede retirar un motor de cualquier vehículo.  
 “Yo me ayudo con una pluma que me rentan en 100 o 150 pesos porque yo no tengo, algún día la voy a tener porque no me doy por vencido, nunca, siempre sigo luchando”.

APPLAC A LA VANGUARDIA EN EL SINDROME POST POLIO SPP.

APPLAC

shockwave-flash

Si los amas vacunalos

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.