APPLAC

El reto del desarrollo y la inclusión de las personas con discapacidad en México


24 de Abril de 2016 
En México viven 7.7 millones de personas con alguna limitación motriz, visual y auditiva que necesitan tener garantizados sus derechos a la alimentación, vivienda, educación, salud, empleo, recreación y trato digno.
El Senado de la República ratificó el 27 de septiembre de 2007 la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, en vigor en México a partir de mayo 2008, que establece la protección y aseguramiento de los derechos humanos de las personas con discapacidad, que derivó en una reforma a la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad en 2011, y se incorporó de manera importante dentro del Plan Nacional de Desarrollo.
El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está preocupado y ocupado ante esta situación que impacta directamente a 18 por ciento del total de los hogares mexicanos que tienen al menos una persona con discapacidad.
De acuerdo con los datos más recientes de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica del INEGI (2014), los principales detonantes de la discapacidad en el país son las enfermedades (41.3 por ciento) y el segundo es la edad avanzada (31.3 por ciento).
A partir de este diagnóstico, mi compromiso asumido desde el pasado 1 de abril, al ser nombrada en esta nueva responsabilidad por el Ejecutivo como titular del Consejo Nacional para el Desarrollo e Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis), que es el órgano rector de las políticas públicas con discapacidad en México, es apoyar en la articulación de esfuerzos para mejorar la calidad de vida de estas personas.
Alguien me preguntó si mi designación obedecía a mi formación de médica especializada en rehabilitación, y mi respuesta fue que no necesariamente.
Es cierto que mi experiencia con personas con diversas discapacidades me ha dado un panorama amplio desde el punto de vista clínico a lo largo de los años; sin embargo, las personas que tienen esa condición de vida no sólo requieren de un tratamiento médico adecuado, sino además de igualdad de oportunidades, educación, integración laboral y seguridad social, arte, cultura, deporte y, por supuesto, accesibilidad.
Estoy convencida que en los últimos 30 años, la sociedad ha avanzado en este tema. Sin embargo, entiendo que el reto de la discapacidad no debe abordarse desde un punto reduccionista de una sola acción, se requiere una visión holística que permita que toda persona con discapacidad goce de una vida digna.
Ante esta nueva responsabilidad que asumo con gran empeño, sé que hay mucho por hacer y me comprometo a impulsar las estrategias plasmadas dentro del PND, siendo una de sus metas lograr un México incluyente.
Y por ello, el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad será mi guía a seguir y contiene seis objetivos claros:
Incorporar los derechos de las personas con discapacidad en los programas y acciones de la administración pública, mejorar su acceso a los servicios de salud, promover acciones que permitan su acceso al trabajo y vivienda, promover acciones que permitan su acceso a la educación, cultura, deporte y turismo; incrementar la accesibilidad y el diseño universal en espacios públicos y privados; el transporte y, en forma especial, las tecnologías de la información, y finalmente armonizar la legislación para facilitar el acceso a la justicia y la participación política de las personas con discapacidad.
Ahora bien, un tema que particularmente me preocupa es el de las mujeres, que representan 51.1 por ciento  (Inegi 2010) de personas con alguna discapacidad, pues corren el riesgo de sufrir discriminación, incluso por su condición de género, lo cual no lo podemos permitir, pues según la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis 2010), 35 por ciento de las personas entrevistadas reconocieron que nunca se respetan los derechos de las mujeres con discapacidad.
Lo que buscaré, desde mi ámbito de competencia, será impulsar un cambio de paradigma, en donde las mujeres con discapacidad ya no son vistas como mujeres enfermas y dependientes, hoy son personas con enormes potencialidades que debemos aprovechar en beneficio no sólo de ellas, sino de la sociedad.
Me propongo, junto con los órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal, el Congreso de la Unión y los congresos estatales, organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, universidades, y con la conducción y el apoyo del secretario Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, coordinar e impulsar todas esas acciones necesarias para asegurar el ejercicio y goce de los derechos de las personas con discapacidad, así como contribuir a su desarrollo integral e inclusión plena.
El gobierno de la República apoya hoy a más de 300 mil personas con discapacidad y que están inscritas en los programas de la Secretaría de Desarrollo Social, lo cual nos permitirá identificar quiénes son y dónde están estas personas para seguir trabajando en su beneficio y lograr las transversalidad de todos los programas sociales en su beneficio, como me instruyó el secretario Meade
Mi meta es clara: contribuir a la protección de los derechos de las personas con discapacidad y lograr su desarrollo integral e inclusión plena, así como la difusión de la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, pues en la medida que nuestra sociedad  la conozca podremos crecer cada día más en favor de una nueva cultura en favor de las personas que tienen una discapacidad como un reto y una condición de vida.
*Titular del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis)




























































APPLAC A LA VANGUARDIA EN EL SINDROME POST POLIO SPP.




APPLAC

shockwave-flash

Si los amas vacunalos

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.