APPLAC

Sistema Neurovegetativo o Sistema Nervioso Involuntario





El Sistema Nervioso Autónomo (SNA) es llamado también sistema neurovegetativo o sistema nervioso involuntario. Está integrado por fibras nerviosas que transmiten impulsos reguladores de la secreción de numerosas glándulas, de las funciones del corazón (miocardio específico y miocardio contráctil) y de la musculatura lisa en general (iris, vasos sanguíneos, tubo digestivo, vejiga urinaria, etc.), o sea, de órganos cuya actividad no está controlada por la voluntad. Esta generalización no se cumple en una forma tan rígida como lo que acabamos de describir. En efecto, la musculatura esquelética que recibe inervación somática, puede contraerse sin intervención de la voluntad, como es el caso de tos reflejos tendinosos (reflejo patelar, rotuliano y otros). Por otra parte, en los reflejos condicionados la intervención de la corteza cerebral es esencial. Todavía más, algunos individuos tienen la capacidad de alterar voluntariamente la frecuencia cardiaca, el diámetro pupilar y otras funciones vegetativas normalmente independientes de la voluntad.
Entre las fibras eferentes de los nervios somáticos y autónomos existen las siguientes diferencias:
a) Las fibras de los nervios somáticos son axones de las neuronas motoras del asta anterior de la médula espinal, que alcanzan directamente los músculos esqueléticos, sin estaciones sinópticas intermedias.
b) Las fibras nerviosas eferentes del SNA son axones de neuronas cuyo cuerpo celular está situado fuera del sistema nervioso central, en los llamados ganglios autónomos. Los axones de estas neuronas, denominadas neuronas postganglionares, son las fibras postganglionares Las neuronas preganglionares sinaptan, en los ganglios, con las neuronas postganglionares, a través de sus axones (fibras preganglionares). Esta diferente organización de ambos sistemas está esquemáticamente representada en las figuras 115 y 116.
Fig. 116. Cuadro comparativo de las fibras eferentes somáticos y autónomos. Al lado izquierdo la organización de los nervios somáticos (S) y a la derecha las fibras eferentes medulares del sitema autónomo (V). La línea interrumpida del nervio somático señala el neurón intercalado ubicado en la médula. En el sistema neurovegetativo esta línea corresponde a las fibras preganglionares que sinapsan en el ganglio paravertebral, dando origen a las fibras postganglionares.

Los ganglios, en los cuales se realiza la sinapsis prepostganglionar, están colocados, en el caso del simpático, bilateralmente a lo largo de la columna vertebral (ganglios paravertebrales) o a cierta distancia de ella. Los ganglios parasimpáticos, a su vez, se encuentran en la proximidad inmediata o en el espesor de los efectores (ganglios yuxta e intramurales).
Otra característica importante del SNA consiste en la formación de plexos periféricos.
El SNA juega un papel de primera importancia en la mantención de la constancia del medio interno. El estudio de sus principales funciones ha revelado que, mientras las respuestas adaptativas rápidas del organismo frente a los cambios ambientales están a cargo del sistema nervioso somático, el SNA es responsable de los cambios funcionales tendientes a corregir las alteraciones que estas respuestas adaptativas podrían causar en el medio interno. Las figuras 117 y 118 muestran la organización tanto anatómica como funcional del SNA.
El sistema nervioso autónomo está integrado por dos componentes: el sistema simpático y el sistema parasimpático, que se diferencian entre sí no sólo anatómica, sino también funcionalmente: Las fibras eferentes preganglionares del simpático nacen de células situadas en la sustancia gris del asta lateral a nivel de la médula torácica y lumbar superior y abandonan la médula junto con las fibras nerviosas somáticas de las raíces anteriores. Las fibras preganglionares del parasimpático se originan en el mesencéfalo, bulbo y médula sacral. Las fibras simpáticas alcanzan los ganglios paravertebrales mediante los ramos comunicantes blancos donde hacen sinapsis con las neuronas postganglionares. Por lo tanto, las sinapsis prepostganglionares están lejos de los órganos efectores. Por consiguiente, las fibras postganglionares son relativamente largas. En el caso del parasimpático, la sinapsis prepostganglionar se realiza en ganglios ubicados muy cerca del efector o incluidos en él mismo (ganglios intramurales). Las fibras postganglionares son, por consiguiente, muy cortas. Sólo la glándula suprarrenal constituye una excepción, ya que las fibras nerviosas simpáticas preganglionares llegan sin interrupción sinóptica, hasta la glándula, cuyas células cromafines son las homólogas de las neuronas simpáticas postganglionares.
La mayoría de las fibras postganglionares forma plexos nerviosos periféricos de los cuales parten las fibras que inervarán al órgano efector correspondiente.
Cabe señalar todavía que algunas de las fibras preganglionares simpáticas no hacen sinapsis en los ganglios paravertebrales, sino en ganglios ubicados cerca del órgano efector (ganglio mesentérico y otros).
Como hemos dicho anteriormente, el simpático controla en general aquellas funciones del ,organismo que son indispensables en los estados de emergencia. Él simpático interviene predominantemente en situaciones de peligro, en que el animal debe luchar o huir para conservar su vida. Se producen en este estado fenómenos típicos de la activación simpática: dilatación. pupilar, elevación de la presión arterial ,sudoración, inhibición de los procesos digestivos y de la micción, erección de los pelos, etc.
El parasimpático, por su parte, si bien interviene en la conservación de la constancia del medio interno, no participa en la compensación de los cambios funcionales bruscos ni en la corrección de las oscilaciones de la homeostasis consecutivas a .la actividad de los órganos. Su efecto es en general, pero no .siempre, opuesto al del simpático, en aquellos órganos que tienen una doble inervación autónoma. Así, por ejemplo, en las glándulas salivales este antagonismo, a pesar de su doble inervación, no se manifiesta. Ambos nervios estimulan la secreción, pero la saliva producida por cada uno de ellos es de composición diferente.
Algunas estructuras reciben sólo inervación simpática: glándulas sudoríparas, músculos pilomotores, membrana nictitante, vasos sanguíneos de la piel, y de músculos esqueléticos.
El sistema neurovegetativo es activado o inhibido por mecanismos reflejos o por impulsos originados en el sistema nervioso central. Ya hemos dicho que el sistema simpático prepara al organismo para responder adecuadamente a un estado de emergencia en que se requiere mayor trabajo muscular y/o cambios circulatorios, respiratorios y metabólicos intensos (lucha, huida, frío intenso, excitación emocional, etc.). La función del simpático está facilitada por su .distribución anatómica difusa y por la entrega simultánea de adrenalina (principalmente) noradrenalina, secretadas por la médula suprarrenal. El efecto de estas sustancias es similar, aunque no idéntico, al obtenido por la estimulación del simpático.
La activación generalizada del sistema simpático, que caracteriza a los estados de emergencia, es coordinada por la corteza cerebral que organiza las reacciones de defensa entre las cuales cabe mencionar: aumento de la actividad de los sistemas cardiovascular y respiratorio e incremento de la glucogenólisis hepática, que asegura un aporte adecuado de sangre y materiales energéticos a los músculos. La sudoración intensificada contrarresta la tendencia a la elevación de la temperatura corporal, causada por la mayor producción de calor. El animal simpatectomizado sólo puede sobrevivir si está artificialmente protegido y perece en condiciones de emergencia.
Debido a la distribución circunscrita del parasimpático, su acción no es tan generalizada como la del simpático y su influencia se limita a ciertos órganos. Las fibras para- simpáticas eferentes son , con muy escasas excepciones, preganglionares.
En resumen, y con los peligros que involucra toda generalización, puede decirse que la función del sistema simpático , consiste en contri buir a la mantención de la constancia del medio interno, tanto en condiciones normales corno de emergencia, mientras que a cargo del parasimpático están las actividades relacionadas con la recuperación durante el reposo juega además un papel en la digestión, en la eliminación de productos del metabolismo no utilizables (micción, defecación) .
Es importante reiterar que ,la división estricta entre sistema nervioso somático y SNA es válida sólo para fines didácticos. En realidad existe entre ambos sistemas una estrecha interrelación que se establece predominantemente a nivel hipotalámico. A través de esta interrelación el sistema nervioso central ejerce control tanto sobre las actividades somáticas como sobre las funciones vegetativas. Lesiones del encéfalo y/o de la médula espinal que alteran las funciones de los órganos inervados por nervios somáticos afectan, al mismo tiempo, la actividad de órganos inervados por el SNA.
Las acciones del simpático y dei parasimpático se resumen en la Tabla 7.
Es importante tener presente, en relación con esta tabla, que tanto el simpático como el parasimpático mantienen en general una actividad tónica, o sea, envían constantemente impulsos de cierta frecuencia a los respectivos efectores, los que condicionan la actividad banal de éstos. Los cambios de este tono banal dependen de las modificaciones de la actividad del sistema nervioso central (SNC), especialmente a nivel del hipotálamo y de la corteza límbica. La sección de las fibras autónomas modifica la actividad del efector, lo que muestra la existencia de este tono.
La transmisión del impulso del nervio al órgano efector (transmisión neuroefectora) se realiza mediante la liberación de una sustancia en las terminaciones de las fibras nerviosas, como puede verse en la figura i t g. La sustancia neurotransmisora, normalmente almacenada en las terminaciones nerviosas, es liberada por la estimulación de la fibra y actúa sobre receptores específicos ubicados en el órgano efector.
TABLA 7
ORGANOS
SIMPATICO
PARASIMATICO
Preganglionar
Postganglionar
Función
Preganglionar
Postganglionar
Función
Células
Axones
Células
Axones
Midriasis Vasocons-tricción
Células
Axones
Células
Axones


Miosis
OJO
1 a 4 Segmen-to Torác.
Raíces anterioresG. Para verteb.
Ganglios cerv. Superio-res
Pl. carotí-deo 5º par n. cerebral
Núcleo del 3er par
N. óculo motor
Gan-glio ciliar
Núcleo ciliar
GL. SALIVAL
"
"
"
Pl. carotídeo
Vasocons-tricción. Secreción
N.saliva-dor sup. e inf.
N. facial gloso-farin-geo
G. subma-xilar y sublin-gual
N. aurícu-lo tempo-ral
Vasodilata-ción. Secreción
CORAZÓN
T1-5
Raíces anteriores
G. Tor.1-5 Cerv. Sup. Med. Inf.
N. cardiacos
Taquicar-dia. Vasodilata-ción coronatia
Vago
Vago
Plexo cardia-co
No se sabe
Bradicardia. Vasocons-tricción coronaria
PULMON
T1-2
"
"
Plexo pulmonar
Broncodi-
latador
"
"
Plexo pulmo-nar
Plexo pulmo-nar
Bronco-constrictor
VICERAS ABDOMINALES
T1-12
Nervio esplácnico mayor y menor
Ganglios prevertebrales
Fibras nerviosas que inervan a las vísceras
Vasocons-tricción. Inhibición del peristaltis-mo, glucogenó-lisis hepática. Estimula suprarrenal
Núcleo del nervio vago
Nervio vago
Plexos en la pared de las visceras
No se sabe
Aumento del peristaltis-mo y de la secreción
VICERAS PELVIA-NAS
"
"
"
Nervio hipogás-trico
Vasocons-tricción. Contrac-ción del esfinter interno de la vejiga. Eyacula-ción
S2-S4
Nervio pelvia-no
Gg. pelvia-nos
No se sabe
Aumento del peristaltis-mo, contracción de la vejiga, erección
ARTERIAS PERIFERICAS Y DE LA PIEL
Segmen-o toraco-lumbar
RaícesantA través de los ramos comuni
cantes blancos
Gg. para vertebrales
Ramos comuni-cantes junto con los nervios somáti-cos
sudorípidas
-
-
-
-
-

Leer mas  
CODIGO G "14" El pasado mes de febrero de 2009 y como resultado de la reunión anual del Comité de Revisión y Actualización de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) que tuvo lugar en Delhi, durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 (ICD-10) ha adjudicado un lugar específico al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" y excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis), en el que antes ese organismo lo consideraba abarcado. Más informes
APPLAC A LA VANGUARDIA EN EL SINDROME POST POLIO SPP.

APPLAC

shockwave-flash

Si los amas vacunalos

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.