APPLAC

Hablando de Trastornos raros: síndrome de piernas inquietas

Trastornos raros: síndrome de piernas inquietas


Publicado: 04/08/2011

Foto: Archivo Semana
"Cuando el síndrome de piernas inquietas es leve o moderado, algunos cambios simples en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas", Dra. Jeni Worden.
Quienes sufren este extraño trastorno describen sus síntomas como si una bebida gaseosa recorriera las venas de su cuerpo. Otros dicen que sienten una especie de comezón en sus huesos.
Comoquiera que se manifiesten los síntomas, se cree que el síndrome de las piernas inquietas afecta a una de cada 12 personas, es decir, millones de personas en el mundo. 
Para la mayoría es un trastorno moderado que puede mejorarse con medidas simples. 
Pero otras personas requieren una terapia médica más intensa.



¿Qué es este síndrome? 
El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico que afecta el movimiento de las extremidades inferiores. 

Se manifiesta por lo general en las personas de mediana edad. Tal como explica a la BBC la doctora Jeni Worden, médico familiar y experta en salud de la mujer, la enfermedad tiene cuatro características clave. "El paciente tiene una sensación muy molesta, pero no dolorosa, en las piernas, que provoca una urgencia abrumadora de moverlas" dice la experta. Esta sensación también puede ocurrir en ocasiones en los brazos, agrega. "Los síntomas ocurren, o son peores, cuando estás descansando y mejoran cuando empiezas a mover las piernas". 

La tercer característica, agrega la experta, es que los síntomas comienzan a empeorar en la noche, especialmente cuando la persona se acuesta. 

Y por último, pueden notarse pequeños movimientos en los dedos de los píes, los pies o las piernas cuando la persona está descansando.
 "También la persona puede sufrir movimientos espasmódicos cuando está durmiendo, lo cual puede interrumpir el sueño y no sólo despertar a la persona sino también a su pareja", agrega la doctora Worden. "Si se presenta también este síntoma, es normal que la gente se sienta cansada durante el día". 


¿Cuáles son las causas? 
A pesar de numerosos estudios, todavía no se conoce con precisión la causa del síndrome de las piernas inquietas. Pero se cree que la genética juega un rol importante en muchos de los casos. Aunque el problema es más común entre adultos de mediana edad, también puede ocurrir en los jóvenes y a menudo es incorrectamente diagnosticado como "dolores de crecimiento". 

El trastorno también es más común en las mujeres. Muchas lo desarrollan en la última etapa del embarazo, pero desaparece después del parto. Algunos estudios han encontrado un vínculo entre el trastorno y la anemia por deficiencia de hierro. 

Pero también se sabe que el síndrome puede ser resultado de enfermedades crónicas más serias, como diabetes, insuficiencia renal, enfermedad de Parkinson y artritis reumatoidea. Ciertos fármacos, como los antidepresivos, pueden empeorar el trastorno. 


Factores de riesgo 
"Cuando el síndrome de piernas inquietas es leve o moderado, algunos cambios simples en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas" dice la doctora Worden. "Por ejemplo, se sabe que las bebidas que contienen cafeína, como café, té, chocolate o bebidas gaseosas, pueden agravarlo". "Y también es necesario tratar de evitar el alcohol, al menos hasta que los síntomas mejoren", agrega la experta. La falta de sueño también puede desencadenar el trastorno, así que los expertos recomiendan tratar de seguir un patrón regular de horas de sueño e irse a la cama a una hora razonable. 



El ejercicio regular (varias horas antes de irse a acostar) puede ayudar a dormir bien. 

"Comenzar y finalizar el día con una rutina de ejercicio ligero para estirar los músculos puede ayudar a mejorar los síntomas" dice la doctora Worden. "Si estas medidas simples no ayudan, entonces es necesario consultar a su médico" agrega. 

Por lo general, el médico debe descartar primero que la persona sufra una enfermedad subyacente más seria. 

Varios estudios han demostrado que el síndrome está relacionado a una disfunción en los circuitos de los ganglios basales en el cerebro, los cuales utilizan dopamina, un neurotransmisor necesario para producir actividad y movimientos musculares de forma efectiva. 

La interrupción de la actividad de la dopamina por lo general resulta en movimientos involuntarios, por eso los individuos con enfermedad de Parkinson, que también es un trastorno de la transmisión de dopamina, a menudo también sufren síndrome de las piernas inquietas. 


Tratamiento  No existe un medicamento único que pueda controlar de forma efectiva los síntomas del síndrome en todos los pacientes así que por lo general es necesario probar distintos fármacos para encontrar el mejor. 

Entre los medicamentos que han demostrado una reducción de los síntomas están los agentes dopaminérgicos (que incrementan la dopamina) que suelen recetarse a los enfermos de Parkinson. Desafortunadamente hasta ahora no se ha encontrado una cura para el síndrome de piernas inquietas y los síntomas suelen durar toda la vida. 

Además, los síntomas suelen empeorar gradualmente con la edad y aunque la enfermedad también puede entrar en remisión, por lo general los síntomas eventualmente reaparecen. Tal como señalan los expertos, un diagnóstico de síndrome de las piernas inquietas no indica la aparición de otra enfermedad neurológica, como la de Parkinson.
   

Síndrome de piernas inquietas y trastorno de movimientos periódicos de los miembros

Publicado en la revista nº031

Autor: Bleichmar, Hugo

[La información que se provee a continuación fue tomada de  Reite, M. et al. (2009). Clinical Manual for the Evaluation and Treatment of Sleep Disorders, American Pychiatric Publishing –editorial de la American PsychiatricAssociation. Además se usó el capítulo correspondiente de UpTodate (versión 2009), que es la mejor base de datos médicos de USA, capítulo escrito por D. Tarsky, profesor de Neurología de Harvard Medical School y por R. Sheon, Emeritus Clinical Professor, Medical College Ohio.]
El síndrome de piernas inquietas es un cuadro  insuficientemente reconocido por psiquiatras, psicólogos y médicos generales a pesar de ser una causa importante de insomnio. Por ello consideramos de utilidad hacer llegar a los lectores de Aperturas Psicoanalíticas la información disponible hasta el presente.

Epidemiología
En una muestra de 5.000 pacientes, correspondiente a 11 centros de tratamiento de trastornos del sueño, se encontró que el síndrome de piernas inquietas y el trastorno de movimientos periódicos de los miembros era el 12 % de las causas de insomnio. En otro estudio epidemiológico se concluyó que  entre un 2 % y un 10% de la población general padece del síndrome de piernas inquietas.  Entre los 8 y los 17 años la prevalencia es del 2 % (UpTodate). El 26 % de las mujeres embarazadas padece el síndrome en el tercer mes del embarazo y éste desaparece después del parto.  (Manconi, M. et al ,2004).

Síntomas, pueden consistir en:

-         Insomnio crónico, con interrupciones frecuentes del sueño o excesivo sueño durante el día. Pero lo que define el diagnóstico y lo diferencia de otras causas de insomnioes:
-         Sacudidas, sobresaltos, de las piernas, “patadas”, durante el sueño (queja de la pareja, ropa de cama desarreglada a la mañana).
-         Puede haber, además de lo movimientos más amplios de las piernas, contracción de los músculos tibiales anteriores  que ocasionan que el pie y sus dedos se flexionen hacia arriba (dorsiflexión).
-         Sensaciones como de hormigueo, u otras sensaciones displacenteras en las piernas en el momento de acostarse, mientras se está aún despierto. Estas sensaciones, que los pacientes tienen dificultad en describir (tironeamientos, picazones profundas, estiramientos, etc.), se alivian al hacer movimientos, por ej. caminar. Estos síntomas ocurren durante períodos de reposo o inactividad y, a menudo, son peores al atardecer o a la noche y a los 15 ó 30 minutos de acostarse. Son bilaterales, aunque pueden ser unilaterales y, en los casos severos, afectar a los brazos. Son molestias profundas, no en la piel (no hay malestar al tocar la piel). En los casos severos, el paciente tiene dificultad para permanecer en reposo durante los estados de vigilia –en el cine, o estar sentado en una reunión- y se masajea o se golpea las piernas para aliviarse. A veces, si está en cama, siente la necesidad de levantarse para caminar.

Diagnóstico diferencial
El cuadro debe diferenciarse de la necesidad de moverse ocasionada por un trastorno de ansiedad, o por el cuadro de acatisia, causado por fenotiazinas antipsicóticas, o por los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina. En estos casos, la intranquilidad que lleva al movimiento no está localizada en las piernas, no se dan las sensaciones y  sacudidas que se sienten en ellas en el síndrome de piernas inquietas, no hay ritmo circadiano -empeoramiento durante el día para ser más severo a la noche y al acostarse.

Igualmente, debe diferenciarse de los sobresaltos que a menudo ocurren en el momento de dormirse, que pueden ser acompañados con una imaginería de que se salta un escalón o de que se cae, reacciones de sobresalto que son normales.



Se cree que el síndrome de las piernas inquietas está relacionado a una disfunción de los ganglios basales.
La falta de sueño también puede desencadenar el trastorno, así que los expertos recomiendan tratar de seguir un patrón regular de horas de sueño e irse a la cama a una hora razonable.
El ejercicio regular (varias horas antes de irse a acostar) puede ayudar a dormir bien.
"Comenzar y finalizar el día con una rutina de ejercicio ligero para estirar los músculos puede ayudar a mejorar los síntomas" dice la doctora Worden.
"Si estas medidas simples no ayudan, entonces es necesario consultar a su médico" agrega.
Por lo general, el médico debe descartar primero que la persona sufra una enfermedad subyacente más seria.
Varios estudios han demostrado que el síndrome está relacionado a una disfunción en los circuitos de los ganglios basales en el cerebro, los cuales utilizan dopamina, un neurotransmisor necesario para producir actividad y movimientos musculares de forma efectiva.




APPLAC A LA VANGUARDIA EN EL SINDROME POST POLIO SPP.

APPLAC

shockwave-flash

Si los amas vacunalos

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.