APPLAC

¿Qué es la apnea del sueño?



La apnea del sueño es una condición seria, potencialmente mortal y que es mucho más frecuente de lo que se cree. Se produce en ambos sexos y en todos los grupos de edad. Es más frecuente en los hombres, aunque puede estar poco diagnosticada en las mujeres y en los afroamericanos jóvenes. Se calcula que 12 millones de estadounidenses tienen apnea del sueño.
Es importante diagnosticar y tratar a tiempo la apnea del sueño, ya que se asocia con lo siguiente:
  • Latidos irregulares del corazón.
  • Presión alta de la sangre.
  • Ataque al corazón.
  • Apoplejía (Embolia cerebral).

¿Cuáles son los diferentes tipos de apnea del sueño?

La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que se caracteriza por breves interrupciones de la respiración durante el sueño. Existen dos tipos de apnea del sueño:
  • Central - se produce cuando el cerebro no es capaz de enviar las señales apropiadas a los músculos para iniciar la respiración. La apnea del sueño central es menos frecuente que la apnea del sueño obstructiva.
  • Obstructiva - se produce cuando el aire no puede pasar por la nariz o la boca de la persona hacia o desde el exterior, a pesar de que los esfuerzos por respirar continúan.

¿A quién afecta la apnea del sueño?

La apnea del sueño parece afectar a algunas familias, lo cual sugiere una posible base genética. Las personas más propensas a tener o desarrollar apnea del sueño incluyen los que:
  • Roncan sonoramente.
  • Tienen sobrepeso.
  • Tienen la presión de la sangre alta.
  • Tienen alguna anomalía física en la nariz, la garganta u otras partes de las vías respiratorias altas.
El consumo de alcohol y el uso de pastillas para dormir aumenta la frecuencia y la duración de las pausas en la respiración de las personas con apnea del sueño.

¿Cuáles son las características de la apnea del sueño?

La apnea del sueño se caracteriza por una serie de pausas involuntarias de la respiración o "eventos apneicos" durante el sueño en una sola noche - pueden producirse de 20 hasta 30 o más eventos cada hora. Estos eventos están casi siempre acompañados por ronquidos entre los episodios de apnea (aunque no todas las personas que roncan tienen apnea del sueño). La apnea del sueño se puede caracterizar también por sensación de asfixia. Las interrupciones frecuentes del sueño profundo y reparador provocan a menudo dolores de cabeza por las mañanas y sueño excesivo durante el día.
Durante el evento apneico, la persona es incapaz de inspirar el oxígeno y exhalar el dióxido de carbono, y como consecuencia en su sangre hay concentraciones bajas de oxígeno y altas de dióxido de carbono. La disminución del oxígeno y el aumento del dióxido de carbono avisa al cerebro que debe reanudar la respiración, con lo que la persona se despierta. Cada vez que el individuo despierta, se manda una señal desde el cerebro a los músculos de las vías respiratorias altas para que abran la vía aérea; la respiración se reanuda, a menudo con un sonoro ronquido o un jadeo. El despertar frecuentemente, aunque es necesario para que se reinicie la respiración, impide que la persona tenga un sueño profundo y reparador.

¿Cuáles son las causas de la apnea del sueño?

Ciertos problemas mecánicos y estructurales de las vías respiratorias provocan las interrupciones de la respiración durante el sueño. La apnea se produce en los siguientes casos:
  • Cuando los músculos de la garganta y de la lengua se relajan durante el sueño y bloquean parcialmente la apertura de la vía aérea.
  • Cuando los músculos del paladar blando de la base de la lengua y la úvula se relajan y se hunden, la vía respiratoria queda bloqueada, haciendo la respiración laboriosa y ruidosa o incluso deteniéndola totalmente.
  • En las personas obesas, cuando un exceso en la cantidad de tejido en la vía aérea la hace más estrecha.
  • Con una vía aérea estrecha, la persona continúa esforzándose por respirar, pero el aire no puede pasar con facilidad a través de la nariz o la boca.

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

El diagnóstico de la apnea del sueño no es fácil, debido a que puede haber diferentes causas. Los médicos de atención primaria, los neumólogos, los neurólogos y otros médicos especializados en trastornos del sueño pueden intervenir en la realización de un diagnóstico definitivo y en el establecimiento de un tratamiento. Existen varios exámenes para valorar si una persona padece apnea del sueño, incluyendo los siguientes:
  • Polisomnografía - examen que registra diversas funciones del cuerpo durante el sueño, como la actividad eléctrica del cerebro, el movimiento de los ojos, la actividad de los músculos, la frecuencia cardiaca, el esfuerzo respiratorio, el flujo de aire y las concentraciones de oxígeno en la sangre.
  • Prueba de Latencia Múltiple del Sueño (su sigla en inglés es MSLT) - examen que mide la velocidad con que una persona se queda dormida. Las personas sin trastornos del sueño suelen tardar un promedio de entre 10 y 20 minutos en quedarse dormidas. Las personas que se quedan dormidas en menos de cinco minutos es probable que necesiten algún tipo de tratamiento para los trastornos del sueño.
Los exámenes de diagnóstico suelen realizarse en un centro del sueño, pero las nuevas tecnologías pueden permitir que se realicen algunos estudios en la casa del paciente.

¿Cómo se trata la apnea del sueño?

El tratamiento específico será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.
Los medicamentos no son generalmente eficaces en el tratamiento de la apnea del sueño. La terapia de la apnea del sueño se diseña específicamente para cada paciente, y puede incluir lo siguiente:
  • La administración de oxígeno puede resultar beneficiosa y segura para ciertos pacientes, aunque no elimina la apnea del sueño ni evita la somnolencia diurna. Su papel en el tratamiento de la apnea del sueño es polémica.
  • Los cambios en la conducta constituyen una parte importante del programa de tratamiento, y en los casos leves de apnea del sueño puede ser suficiente con la terapia de la conducta. Se le puede aconsejar al paciente:

    • Que evite el consumo de alcohol.
    • Que evite el uso del tabaco.
    • Que evite el uso de pastillas para dormir.
    • Que pierda peso si es obeso (incluso una pérdida de tan sólo un 10 por ciento del peso puede reducir el número de eventos de apnea en la mayoría de los pacientes).
    • Que utilice almohadas o alguna otra cosa que le permita dormir de lado.
  • Terapia Física o Terapia Mecánica
    La presión positiva continua en la vías respiratorias (su sigla en inglés es CPAP) es un procedimiento en el que el paciente se pone una mascarilla sobre la nariz mientras duerme y un aparato le introduce aire a presión a través de la nariz.

    Los aparatos dentales que vuelven a colocar en su sitio la mandíbula inferior y la lengua son útiles en algunos pacientes con apnea del sueño leve, o que roncan pero no tienen apnea.
  • Cirugía
    Algunos pacientes con apnea del sueño pueden necesitar una operación. Entre los procedimientos quirúrgicos se incluyen los siguientes:

    • Intervenciones quirúrgicas tradicionales para extirpar los adenoides, las amígdalas, los pólipos nasales u otros tumores de las vías aéreas y para corregir las deformidades estructurales.
    • Uvulopalatofaringoplastia (su acrónimo en inglés es UPPP) - un procedimiento que se utiliza para extirpar el exceso de tejido de la parte posterior de la garganta (las amígdalas, la úvula o campanilla y parte del paladar blando).
    • La reconstrucción quirúrgica de las deformidades de la mandíbula inferior puede ser útil en algunos pacientes.
    • Las intervenciones quirúrgicas para tratar la obesidad se recomiendan en ocasiones a pacientes con apnea del sueño que padecen obesidad patológica.



     ¿Durante el día se siente cansado y somnoliento?
     ¿Su pareja dice que ronca mientras duerme?
     ¿Alguna vez conduciendo un vehículo ha notado que se le cerraban los ojos?
     ¿Cuándo se despierta por la mañana nota una extrema sequedad en la boca?
     ¿En las reuniones de trabajo, a veces le entra una irrefrenable pasión por dormir?
     Sale a cenar con la familia ó los amigos, e inmediatamente de terminar, ¿se queda dormido?
     ¿Se encuentra habitualmente apático y fatigado?
     ¿Tiene a menudo accesos de malhumor ó irritabilidad?
    TODOS ESTOS SON SÍNTOMAS DE QUE USTED PUEDE PADECER APNEA DEL SUEÑO. 
    ¡Consulte a su médico o especialista!
    .
     La apnea del sueño, uno de los trastornos del sueño más habituales, consiste en el estrechamiento ó bloqueo de la vía aérea durante el sueño, que interrumpe la respiración de forma repetida, durante el periodo de descanso nocturno. Cuando se produce el citado bloqueo la persona deja de respirar durante varios segundos, varias veces a lo largo de la noche, lo que le ocasiona una disminución de los niveles de oxigeno en sangre y esa carencia le provoca situaciones de sobresalto, como mecanismo de defensa, interrumpiendo repetidas veces su sueño y el verdadero descanso, sufriendo las consecuencias de dicho mal dormir, en forma de jaquecas matutinas, irritabilidad, somnolencias diurnas...
     Al estar nuestro comportamiento vital en las horas de vigilia íntimamente ligado con la calidad de nuestro sueño, es evidente que los déficits que se produzcan en dicho sentido van a tener una repercusión directa e inmediata en todas y cada una de nuestras actividades cotidianas, en especial las laborales y de relación social, provocando disfunciones en lo que sería un comportamiento normal e incrementando las situaciones de riesgo.
     La apnea obstructiva del sueño, diagnosticada adecuadamente por los médicos especialistas del sistema respiratorio ó del sueño, tiene un tratamiento sencillo y eficaz, mediante la terapia de la presión continua aérea ( CPAP ).



    INSOMNIO

    ¿Qué es el insomnio?

    Si le resulta difícil quedarse dormido, mantenerse dormido o disfrutar de un sueño reparador durante la noche, tal vez padezca de insomnio. El insomnio se define como la percepción o queja de que se duerme poco o mal por una de las siguientes causas:
  • Dificultad para quedarse dormido.
  • Despertarse con frecuencia durante la noche y tener dificultad para volver a dormirse.
  • Despertar demasiado temprano por las mañanas.
  • Sueño no reparador.
El insomnio es un síntoma común en los EE.UU. El Instituto de Medicina calcula que entre 50 y 70 millones de estadounidenses tienen problemas crónicos de sueño.
Clasificación del insomnio:
  • Transitorio (durante un período corto de tiempo) - dura desde una sola noche a varias semanas.
  • Intermitente (viene y va) - los episodios se producen de vez en cuando.
  • Crónico (constante) - se produce la mayoría de las noches y dura al menos un mes.

¿Cuáles son las causas del insomnio?

El insomnio puede ser debido a diversos factores, entre los que se incluyen los siguientes:
  • Estrés.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Enfermedad física.
  • Ingestión de cafeína.
  • Horarios irregulares.
  • Drogas (incluidos el alcohol y la nicotina).
  • Dolor ocasional o crónico.

¿Cuáles son los síntomas del insomnio?

  • somnolencia diurna
  • poca energía o fatiga
  • ansiedad o frustración acerca del sueño
  • problemas de memoria, atención o concentración
  • levantarse cansado o con dolor

Pautas para intentar solucionar los problemas del sueño:

  • Levántese todos los días a la misma hora.
  • Acuéstese sólo cuando tenga sueño, y levántese cuando se despierte.
  • Establezca rituales de relajación antes de irse a dormir, como un baño caliente, un tentempié ligero, cepillarse los dientes, ponerse la ropa para dormir o 10 minutos de lectura.
  • Hacer ejercicio regularmente. Si hace un ejercicio enérgico, hágalo al menos entre 3 y 6 horas antes de irse a la cama. El ejercicio suave ?como estiramientos o caminatas? no se debe hacer en las cuatro horas previas a la hora de irse a dormir.
  • Mantenga un horario regular. Un horario regular de comidas, toma de medicamentos, tareas domésticas y otras actividades ayudará a su "reloj interno" a funcionar bien.
  • No coma ni beba nada que contenga cafeína seis horas antes de irse a la cama.
  • No beba alcohol en las horas anteriores a irse a la cama, ni tampoco cuando tenga sueño. El cansancio puede intensificar los efectos del alcohol.
  • No fume cerca de la hora de irse a la cama, dado que la nicotina es estimulante.
  • No se duerma frente al televisor.
  • Si duerme la siesta, intente hacerlo todos los días a la misma hora. A muchas personas una siesta corta a media tarde les ayuda bastante.
  • No tome pastillas para dormir, o úselas con precaución. Muchos médicos evitan recetar pastillas para dormir para un período superior a las 3 semanas. Nunca beba alcohol cuando tome pastillas para dormir.
  • Disminuya la exposición a la luz a la noche: apague las luces brillantes. Esto puede ayudar a indicarle a la mente y al cuerpo que es hora de dormir.
  • Expóngase a la luz (a través de las ventanas o una luz programada) 30 minutos antes de despertarse a fin de prepararse para salir de la cama.
  • Intente que su habitación sea un lugar fresco, oscuro y tranquilo. Si es posible, quite todos los elementos que no sean parte del sueño, como televisores o computadoras, para asociar a la habitación sólo con el sueño.
Las personas que padecen de insomnio durante más de unos cuantos días deben consultar a un médico para que la causa subyacente pueda identificarse y, si es posible, tratarla. Si tiene ronquidos fuertes o irregulares, espasmos en las piernas o pausas al respirar, además de otros síntomas del insomnio, busque asesoramiento médico. Estos síntomas podrían estar relacionados con la apnea del sueño, un trastorno potencialmente fatal. Hay una variedad de opciones de tratamientos efectivos.

LA NARCOLEPSIA

¿Qué es la narcolepsia?

La narcolepsia es un desorden neurológico crónico del sueño. Afecta al sistema nervioso central. La narcolepsia es un desorden genético, pero su causa es aún desconocida.
La característica principal de la narcolepsia es el sueño excesivo y abrumador durante el día, incluso después de haber dormido bien por la noche. Una persona con narcolepsia es propensa a estar soñolienta o incluso quedarse dormida en momentos y lugares inadecuados, y los ataques de sueño pueden suceder con o sin aviso.
Pueden producirse varios ataques en un mismo día, la somnolencia puede persistir durante largos períodos de tiempo y el sueño en las horas de la noche puede ser fragmentado al despertarse frecuentemente.

¿Cuáles son los síntomas de la narcolepsia?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la narcolepsia. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:
  • Somnolencia excesiva durante el día (su sigla en inglés es EDS) - un deseo abrumador de dormir en momentos inadecuados.
  • Cataplejía - pérdida repentina del control de los músculos, que puede ir desde una ligera debilidad hasta el colapso total.
  • Parálisis del sueño - es la incapacidad para hablar o moverse durante aproximadamente un minuto al quedarse dormido o al despertar.
  • Alucinaciones hipnagógicas - imágenes y sonidos muy vívidos y que suelen producir terror al quedarse dormido.
Entre los síntomas secundarios o auxiliares se incluyen los siguientes:
  • Conducta automática - la persona realiza tareas de forma rutinaria, sin ser consciente de ello y con frecuencia olvidándolas.
  • Sueño nocturno interrumpido, con varios períodos de vigilia.
  • Puede haber otros problemas, que pueden ser debidos a los síntomas primarios, a efectos secundarios de los medicamentos o ser el resultado de la lucha continua para hacerle frente a la situación, entre ellos se incluyen los siguientes:



    • Sensación de fatiga intensa y continua falta de energía.
    • Depresión.
    • Dificultad para concentrarse y recordar.
    • Problemas visuales (al enfocar).
    • Atracones de comida.
    • Debilidad en las extremidades.
    • Problemas con el alcohol.

¿Cómo se diagnostica la narcolepsia?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la narcolepsia pueden incluir los siguientes:
  • La combinación de la EDS y la cataplejía proveen pruebas para el diagnóstico médico preliminar.
  • Exámenes de laboratorio - para confirmar el diagnóstico y planificar el tratamiento, incluyendo:



    • Polisomnografía nocturna (su acrónimo en inglés es PSG) - para determinar la presencia de EDS y tal vez de otras causas subyacentes de este síntoma.
    • Examen de Latencia Múltiple del Sueño (su sigla en inglés es MSLT) - para medir la aparición del sueño y la rapidez con que se presenta la fase del sueño de movimientos rápidos de los ojos (su sigla en inglés es REM).
    • Examen genético de la sangre - para medir ciertos antígenos que suelen encontrarse en las personas con predisposición a la narcolepsia.

¿Cómo se trata la narcolepsia?

El tratamiento específico será determinado por su médico basándose en lo siguiente:
  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.
El objetivo del tratamiento en la narcolepsia es que el paciente permanezca lo más despierto posible durante el día y disminuir los episodios recurrentes de cataplejía utilizando la mínima cantidad de medicamentos posible.
  • Medicamentos - la somnolencia excesiva durante el día y la cataplejía se tratan por separado, se suelen recetar estimulantes del sistema nervioso central para la EDS y antidepresivos tricíclicos para la cataplejía.
  • Siestas terapéuticas - dos o tres siestas cortas durante el día ayudan a controlar la somnolencia y a mantenerse despierto.
  • Alimentación adecuada.
  • Ejercicio regular.

APPLAC

shockwave-flash

Si los amas vacunalos

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.

Gammaglobulin til behandling af Post Polio Syndrom (PPS) from PTU on Vimeo.